Blog de logrono

Logroño

Logroño



Logroño es una ciudad rica en historia y tradiciones que se han conservado desde la Edad Media. Realizar Visitas Guiadas en Logroño y el Camino de Santiago convirtieron a esta ciudad en una de las más importantes de la ruta, dejando un interesante legado monumental estrechamente ligado al paso tradicional de los peregrinos.

La historia de Logroño no puede separarse del Camino de Santiago. El Códice Calixtino (siglo XII), primera guía del Camino de Santiago, hace mención de Logroño en sus páginas. Y es un hecho que el paso de comerciantes, artistas y peregrinos por las calles empedradas de la capital riojana durante siglos ha convertido a la ciudad en una encrucijada de gran importancia cultural.

El río Ebro atraviesa la ciudad y a través de él se abren dos puentes que conectan Logroño con Navarra y Álava. El más antiguo de ellos es el Puente de Piedra, que lleva el Camino de Santiago a la ciudad. Originalmente (en el siglo XI), fue fortificada por cuatro arcos y tres torres. Otro puente, esta vez de hierro y construido en el siglo XIX, también cruza este río de mareas.

 De las antiguas murallas que rodeaban la ciudad se conservan la muralla de Revellín y la puerta de Carlos I. Durante las fiestas patronales de Logroño, este lugar es escenario de ceremonias que conmemoran el asedio francés a la ciudad.

Alrededor de la Rúa Vieja, vía tradicional de los peregrinos con destino a Compostela, aparecen los ejemplos más significativos de la arquitectura jacobea, como el Albergue del Peregrino o la famosa Fuente del Peregrino. La iglesia de Santiago tampoco deja dudas sobre la importancia de este camino de peregrinación. Este monumental edificio, erigido en el siglo XVI, tiene una sola nave y su fachada muestra una tremenda imagen de Santiago Matamoros. En su interior se venera la imagen de la patrona de Logroño, la Virgen de la Esperanza.

El centro histórico cuenta con importantes conjuntos culturales, como la Catedral de Santa María la Redonda (siglos XV-XVIII), cuyas torres barrocas se elevan sobre la plaza del Mercado.  El actual recinto de la catedral se encuentra en el solar de una antigua iglesia románica circular. Entre las principales obras escultóricas presentes en el edificio destacan las tallas de Gregorio Fernández y una representación del vía crucis del maestro renacentista Miguel Ángel.

Logroño cuenta con numerosas iglesias, entre las que destaca Santa María de Palacio, la más antigua de la capital riojana, que domina el horizonte de la ciudad con su aguja gótica. En su interior hay un magnífico claustro, un retablo flamenco y varias piezas románicas para admirar. Muy cerca se encuentra la torre mudéjar de la iglesia de San Bartolomé, dedicada al patrón de la ciudad. Construido en el siglo XII, conserva una exquisita portada esculpida y es el único ejemplo de arte románico de la ciudad.

Logroño también cuenta con bellos ejemplos de arquitectura civil, como los palacios del Marqués de Legarda, Los Chapiteles o el Museo de La Rioja, situado en el palacio de Espartero, una construcción barroca del siglo XVIII.
Las avenidas y plazas de Logroño son también una buena alternativa para disfrutar del ambiente de las calles. El Paseo del Espolón es uno de los centros emblemáticos de la ciudad y la Plaza del Mercado un lugar de encuentro popular para sus habitantes.

Gastronomía y alrededores

La riqueza del suelo riojano permite elaborar algunas de las especialidades que conforman su reconocida tradición culinaria. Espárragos, judías, pimientos, alcachofas y otras verduras y legumbres son los ingredientes básicos de una larga lista de platos como el guiso de verduras, las patatas "a la riojana", las chuletas de cordero y cabrito con sarmientos o pimientos rellenos. Los postres tradicionales son las peras al vino, los pasteles de almendra de Arnedo o el mazapán de Soto (elaborado con azúcar y almendras molidas).

La Rioja es sinónimo de grandes vinos españoles. La profunda tradición de devoción a Santiago que existe en La Rioja se hace sentir en todos y cada uno de los pueblos que atraviesa el Camino de Santiago en esta provincia.

La profunda tradición de devoción a Santiago que existe en La Rioja se hace sentir en todos y cada uno de los pueblos que atraviesa el Camino de Santiago en esta provincia. Dejando atrás Logroño, el Camino Francés pasa por Navarrete, con los restos de un hospital de peregrinos, y Nájera, antigua corte real. En este último lugar, podemos detenernos a admirar el Monasterio de Santa María la Real, que destaca por sus espléndidos claustros y su uso como refugio de peregrinos. Continuando por esta ruta, hay que desviarse unos kilómetros hasta San Millán de la Cogolla para admirar la increíble belleza del conjunto formado por los Monasterios de Suso y Yuso, declarados Patrimonio de la Humanidad, siendo Santo Domingo de la Calzada el último gran punto de parada de la Carretera de La Rioja. Destacan sus murallas, su calzada romana y la Catedral de San Salvador. La Casa del Santo y el Parador de Turismo, antiguo hospital de peregrinos construido en el siglo XII junto al recinto de la catedral, dan la bienvenida al visitante.

Fuera del Camino de Santiago, otras poblaciones de gran importancia en La Rioja son Calahorra, capital de Baja Rioja, que cuenta con un Parador de Turismo; la vecina Alfaro, en cuyo casco histórico se encuentra la colegiata de San Miguel Arcángel (siglos XVI-XVII); y Haro, villa señorial que se ha convertido en el centro de la producción vitivinícola riojana.

Al sur de la región se puede recorrer la Ruta de los Dinosaurios, un itinerario que recorre las huellas dejadas por estos animales prehistóricos.

Otro de los atractivos de La Rioja es su riqueza natural. El Parque Nacional de la Sierra de Cebollera, en la comarca de Los Comeros, limítrofe con la provincia de Soria, alberga uno de los mayores ejemplos de paisaje glaciar de la península.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: